Características Generales Ficha Técnica Distribución geográfica Ficha Ecológica

Ficha Antropológica y Leyendas

Sonido del Tero

  

Características Generales

Con los nombres vulgares de tero, teru, tero-tero, teru-tero (voces provenientes del guaraní) se designa en nuestro país a un ave que por su coloración, tamaño conspicuo y fuertes llamadas se hace prácticamente inconfundible.

Las distintas subespecies de teros son abundantes en toda América del sur, con excepción del Ecuador, Perú y gran parte de Bolivia y de la selva amazónica. En la Argentina se distribuye en casi todo el territorio nacional. Su presencia es típica en las proximidades de lagunas o cañadas; es muy común hallar teros bastantes alejados del agua, como en campos abiertos que posean buena visibilidad ya que la vista juega un papel fundamental en su sistema de búsqueda de presas. También es muy frecuente hallarlos en grupos o en parejas en los caminos de tierra o a la vera de los mismos, incluso en las costas del mar. Además, los teros no se aventuran en sitios umbrosos de vegetación cerrada. Para construir los nidos, prefieren los campos de pastos cortos, por lo que es frecuente Hallarlos en potreros donde halla habido una fuerte presión de pastoreo, que les asegura una amplia visibilidad, previniéndose del ataque de chimangos y de otros posibles depredadores.

Fundamentalmente prevalece en su dieta el contenido animal; los restos vegetales y minerales son probablemente ingeridos junto con la presa, casi todas éstas son insectos (langostas, escarabajos, hormigas) vinculado con la tierra firme, es decir que los caza en sitios relativamente alejados del agua. Su comportamiento de alimentación consiste en cortas carreritas de tres o cuatros pasos; luego el ave envía picotazos. El tero usa también el método del "temblor de patas" o"tanteo". Con esta maniobra logra movilizar a las lombrices que están bajo tierra, y, gracias a su fino sentido del tacto ejercido con los dedos consigue localizarlas; hunde levemente en la tierra, las capturas y tironea en dirección vertical.

A veces se inician luchas entre machos, que se continúan en el aire, atacándose con el pico pero no con los espolones. Luego uno de ellos realiza un despliegue de atracción hacia la hembra revoloteando a su alrededor con la cola desplegada e inclinada hacia abajo, estirando la cabeza lo más alto posible. El nido es un hoyo apenas escarbado en la tierra, limitado por ramitas quebradas y unas pacas hierbas secas o tallitos de cardo y otras plantas.

La época de la nidificación puede empezar temprano, en el mes de junio, cuando la estación es favorable. Las sequías, los fuertes vientos o las inundaciones pueden retrazar el comienzo de la estación de cría varios meses. Se han hallado pichones en el mes de octubre e incluso en noviembre; también en enero, en tierra de pastos cortos y en las cercanías de lagunas y charcas temporarias.

Ponen en general cuatro huevos con intervalos de uno o más días, pero a veces se encuentran nidos con solo tres y ocasionalmente han sido descriptos nidos con cinco, seis o hasta ocho huevos. Esto último sería consecuencia de la utilización del nido por parte de más de una hembra. El período de incubación es de veintiséis o veintisiete días. La forma de los huevos es casi periforme, con el polo agudo más cónico que elipsoidal; su cáscara es finamente porosa, y su color de fondo es verde oliva mate, con dos tipos de manchas: uno de fondo, negras, y otras más grandes, también negras y superpuestas sobre las primeras, verdadero camuflaje que los disimula ante los posibles depredadores.

La información general indica que el tero forma parejas; ambos miembros de ellas se ocupan del cuidado de la prole. Sin embargo, en los últimos años las observaciones de campo han planteado la posibilidad de que algunos teros desarrollen un comportamiento poligínico, es decir que haya por cada macho. Nidos con más de cuatros huevos parecen confirmar esta tesis. Sin embargo, un tercer sistema de cría es mucho más usual: el cooperativismo, bajo la forma de los denominados "tríos". El trío es una pareja más un tercer individuo que no tendría necesariamente que ser una hembra, sino que podría tratarse incluso de un macho emparentado. La función que cumpliría este tercero podría ser la de ayudante en la vigilancia y cuidado del nido, contribuyendo así a la supervivencia de la nidada mediante un comportamiento evidentemente cooperativo.

Durante la incubación estas aves son extremadamente celosas y vigilantes. En esta época atacarán con furia a toda ave de presa que se acerque al nido, defendido mediante diferentes actitudes, que dependen del estado de incubación de los huevos o del grado de peligro al que se ven sometidos. Para la defensa usan diferentes tácticas: 1. Vuelos en picadas, rasantes, sobre el intruso, emitiendo gritos de alarma. 2. Despliegue de amenaza: el tero se dirige hacia el intruso gritando, con la cabeza estirada hacia delante y las alas ligeramente abiertas, mostrando los espolones y la cola abierta 3. Despliegue de la ala caída: el animal realiza carreritas en el suelo con un ala caída, como si estuviera quebrada. 4. Despliegue del "falso nido": el ave parte de su nido cautelosamente hasta llegar a otro lugar donde se sienta, simulando cubrir la postura; luego pude levantarse con ligereza, como si hubiera sido sorprendida en el nido, despistando así al intruso. 5. Segundo despliegue del "falso nido": es una variante del anterior y consiste en mostrarse de manera bien visible, caminando o correteando hasta sentarse de pronto como cubriendo un nido.

Los teros se muestran activos por la mañana antes que las demás especies de los alrededores. Cuando el sol casi no calienta, los teros ya están caminando y picoteando insectos. La postura típica para el descanso nocturno es de pie, con la cabeza cobijada contra el cuerpo o bajo el ala. El estado de alerta es constante

El tero es un ave relativamente sedentaria en las pampas. Por lo general siempre permanece en los sitios donde se ha reproducido. El tero de las pampas a lo sumo realizaría migraciones locales, cuando por las condiciones del tiempo o del suelo el ambiente se vuelve francamente inhabitable.

Los teros pueden ser hallados en bandadas de hasta cuarentas individuos, pero generalmente suelen andar en parejas o en grupos de tres o cuatros individuos. Estos grupos se pueden constituir en cualquier época del año.

La depredación que los teros realizan sobre los insectos, cumple un papel importante en el control de plagas agrícolas, evitando el aumento del uso de plaguicidas. Junto con otras aves insectívoras, representan para la agricultura una reserva defensiva de valor inestimable.

Subir

 

 

Ficha Técnica

Nombre Vulgar TeroTeruTeru - teru (en guaraní)Queltregua (en Chile) Avefría (en España) Southeran lopwing (en Inglés)
Científico Vanellus Chilensis
Ubicación taxonómica

Clase: Aves

Subclase: Neornites

Orden: Charadriiformes

Familia: Chaaradriidae

Género: Vanellus

Especie: Vanellus chilensis

Descripción

Coloración

Adultos: cabeza, cuello y pecho superior gris ceniciento a gris azulado. Pico, iris y anillo alrededor del ojo, rojos. Larga y fina cresta occipital negra, que se extiende desde la frente hacia abajo Partes superiores grises. Partes inferiores blancas. Cola blanca con una banda subterminal negra. Patas y espolones de las alas rojos .Juveniles: babero más pardo, barreado dorsal pardo. Sin negro en la frente ni anillo rojo alrededor del ojo. Pichones: dorso avellana con manchitas negras. Banda negra cruzando la nuca. Partes bajas blancas. Líneas negras partidas en los flancos. Patas color gris plomo

Rasgos Morfológicos más salientes Fino copete. Pico recto. Espolones agudos en las alas. Tres dedos largos y el cuarto corto, opuesto a los anteriores.Juveniles: carecen de copete y espolones alares.
Dimensiones

Aproximadas

Peso aproximado: 280 g

Longitud del ala: 23 cm

Longitud de la cola: 10 cm

Longitud de los tarsos: 7.5 cm

Las dimensiones de la hembra son similares

Subir

 

 

Distrivbución Geográfica

Distribución del Tero en Argentina

Subir

 

 

Ficha Ecológica

En la alimentación de tero figuran principalmente los insectos (langostas, escarabajos, hormigas) y en menos proporción materias vegetales. 

Su depredadores más importantes son los aves rapases, como los chimangos y los caranchos.

Subir

 

Ficha Antropológica

EL tero, figura del folklore de la Argentina, es uno de los "centinelas del campo", anunciador con sus gritos de la aproximación de intrusos, útil vigía en tiempo de malones. Charles Darwin decía en el siglo XIX que los teros eran de gran utilidad a los viajeros, ya que les anunciaba la vecindad de los ladrones en los caminos. Con cierta frecuencia convertido en animal doméstico si es capturado de pequeño, el tero presta otros servicios al hombre. Aunque su carne no es buscada como alimento, a colaborado en dieta humana ya que sus huevos suelen ser recolectados con tal finalidad. A las plumas del tero suelen darle usos mágicos. En la región pampeana una pluma de tero colocada bajo la almohada se supone que ayuda atener buen oído, y se las queman con ruda y crin de caballo se estima que se obtiene un talismán protector contra el mal. También los espolones de las alas de estas aves son en algunas regiones atesorados por su valor mágico. De la observación de la conducta del tero se deduce en medio rurales una serie de augurios.

En lo relativo al clima, dicen en la pampa bonaerense que si su canto es muy prolongado y frecuente anuncia lluvia. También hay quienes sostienen que si se lo ve en terreno seco habrá tormenta, y que si el tero deja el río y va a la loma, la creciente asoma.

Varias historias populares explican el origen del tero.Entre los onas se dice que en tiempo antiguos fue una de las dos esposas de un hombre dotado de fuertes poderes mágicos. esta mujer, llamada K'arke, era una notable costurera y confeccionaba excelentes mantos y bolsos de cueros de guanaco. Un día el marido cayó enfermo y la envió a pedir comida a sus familiares. Estos le ofrecieron carne de guanaco y aves, pero ella prefirió unos escarabajos que también comían sus hermanos. Se llevo un bolso lleno con esta peculiar golosina y al volver a su campamento afirmó que su parentela estaba en esos momentos sin provisiones y nada le había podido dar . Pero el hombre notó que con disimulo ella metía cada tanto una mano en la bolsa y se la llevaba a la boca. en un descuido de la mujer, reviso el contenido del recipiente para ver que comía, y al hallar los insectos, asqueado, los arrojo al fuego. Tras una serie de acontecimientos el hombre y su otra mujer se transformaron en albatros, mientras K'arke se convertía en el tero ave comedora de insectos.

En la narrativa criolla se coincide en que previamente a ser un ave, el tero había sido un hombre rico y elegante. Hay quién dice que era un comerciante, que vendía sus telas a la vizcacha. Otros relatos afirman que el tero se había asociado con la vizcacha; era un hombre atildado en el vestir e inquieto, que le daba consejos a sus socia acerca de cómo manejar el comercio. Forzado a ausentarse dejó todo a cargo de la vizcacha ,pero esta se apuró a liquidar las mercaderías y huir con el dinero. Al regresar, el otro se encontró en la ruina y comenzó a gritar y correr, desesperado, hasta que se convirtió en tero, con los ojos enrojecidos por el llanto el andar nervioso y un estado de desasosiego que lo lleva a alarmarse por todo. En otras versiones, la culpa recae en el mismo tero, que había sido un hombre adinerado que dilapidó su fortuna jugando a los naipes con unos fulleros, salvando del desastre nada más que sus finas ropas. Al verse en la miseria, gritó y lloró y por ultimo se transformo ave.

Ya lo decía José Hernández en su Martín Fierro: 

De los males que sufrimos

hablan mucho los puebleros,

pero hacen como los teros

Para esconder sus niditos:

en un lao pegan los gritos

y en otro tienen los güevos.

 O la copla popular, que dice: 

Teru teru

viste de overo,

grita en un lao

y en otro pone huevo.

  Subir