El trigo ha sido uno de los cultivos que inicialmente presentó mayores dificultades para el sistema de siembra directa. Esto se debió a que en un principio los resultados obtenidos experimentalmente y a campo no fueron buenos. Por suerte en diferentes partes del país quienes apostaron fuerte a este sistema de trabajo ajustaron un conjunto de técnicas que hoy nos permiten obtener rendimientos de trigo en siembra directa iguales o superiores a los conseguidos con labranza convencional o mínima.

Es importante aclarar que por encontrarnos frente a una técnica relativamente nueva, que en pleno desarrollo y permanente actualización, los datos aquí presentados están sujetos a modificaciones de campaña en campaña.

   

 

POR QUÉ TRIGO EN SIEMBRA DIRECTA

La pregunta es ¿por qué siembra directa?. Algunas de las razones por las cuales un productor hoy decide entrar en un sistema son:

a)       La siembra directa es una herramienta válida para  mejorar el resultado económico, no sólo de un cultivo como es el caso del trigo, sino de toda un empresa. En ese sentido, no debe confundirse el FIN con el MEDIO, pues, a la hora de tomar decisiones, esto puede llevar a errores. Cada empresario deberá decidir si es el momento adecuado para incluir en su empresa esta tecnología.

b)       Este sistema de trabajo nos asegura un alto control de la erosión hídrica y eólica. Además, no sólo evita el deterioro del suelo que producen los diferentes sistemas de labranza, sino que correctamente implementado puede recuperar o mejorar la capacidad productiva del mismo.

c)       El agua es uno de los factores más limitantes para el trigo en una amplia zona de nuestro país, ya sea por falta de humedad superficial al momento de la siembra, por déficit hídrico durante el desarrollo del cultivo, o por excesos de agua en el perfil que ocasionan problemas operativos al momento de la siembra y/o la cosecha. La siembra directa disminuye significativamente el efecto negativo de estos hechos, al incrementar la disponibilidad de agua para los cultivos en aquellas zonas deficitarias y al mejorar las condiciones de piso para el tránsito de maquinarias donde llueve por demás.

 

 

   

                                                                                Volver...

 

 

 

 

FACTORES A TENER EN CUENTA

La siembra directa en sí misma no exige mayores conocimientos y planificación que en el sistema tradicional. El rendimiento de un cultivo es el resultado de una serie de complejos procesos que se encuentran interrelacionados.

El hombre, a través del conocimiento de dichos procesos, es capaz de influir sobre ellos para lograr determinados objetivos. La siembra directa es un ejemplo.

 

 

 

                                                                                Volver...

 

 

 

 

CULTIVO ANTECESOR

Este factor influye sobre varios elementos de significativa importancia en la definición del rendimiento. El agua disponible en el suelo, la fertilidad actual y potencial, el control de malezas y muchas enfermedades son algunos de los elementos que se relacionan en forma directa con el cultivo antecesor.

Los antecesores más comunes actualmente son: soja de primera, soja de segunda, maíz, sorgo, girasol, pradera y verdeo de verano.

                                                         

SOJA

Este cultivo se caracteriza por dejar un volumen de rastrojos no demasiado elevado. Sin embargo debe estar adecuadamente triturado y desparramado para que las sembradoras puedan trabajar correctamente colocando la semilla en el suelo. Si la cosechadora  deja andanas es muy posible que la cosechadora deje semilla entre la paja en dichos sectores y por esta razón el nacimiento será desparejo o parte de las semillas no germinarán.

El agua acumulada en el suelo es intermedia en la soja de primera y baja en la soja de segunda pues este cultivo consume humedad hasta muy entrado el otoño. Esto es importante considerarlo a la hora de definir el nivel de fertilización.

En general, durante el período de barbecho, presenta poco problemas de malezas, predominando en este caso malezas de hoja ancha de fácil control en presiembra. Si el antecesor es soja de segunda puede aparecer trigo guacho que deberá ser oportunamente controlado. Aquí también hay que tener e cuenta que la rotación trigo/soja/trigo aumenta la posibilidad de que se presenten problemas de enfermedades pues no se interrumpen el ciclo de ellas como Helminthosporiosis .

Frente a una rotación pastura/soja de primera con siembra directa/trigo, es posible que aparescan problemas de cebadilla  guacha que deberá ser controlada antes de la siembra del trigo.

 

MAIZ, SORGO Y VERDEOS DE VERANO

Debido a que estos cultivos generalmente terminan su ciclo en forma temprana, se encuentran en el suelo altos niveles de agua acumulada. Esto muy marcado en maíces precoces y en cultivos de moha o mijo para rollos. Los volúmenes de rastrojos que quedan sobre la superficie después de la cosecha de maíz y sorgo son elevados, determinando esto una menor posibilidad de evaporación. La relación C/N de estos rastrojos es elevada por lo cual la fertilidad actual disponible para el cultivo de trigo es baja. Los dos elementos comentados (alta disponibilidad de humedad y baja fertilidad actual) determinan la necesidad de trabajar con altas dosis de fertilizantes obteniéndose elevadas respuestas a los mismos.             

 

                                                                             Volver...

 

 

 

LAS MALEZAS:

El control de malezas se debe realizar en dos momentos claves:

Como en siembra directa no se mezclan ni entierran semillas de malezas en el suelo, es posible reducir la población de malezas presentes en un lote. Pero, para que esto sea una realidad, es necesario aplicar una estrategia de control de malezas que evite que las mismas semillen. Entonces, el concepto es que el control de malezas se inicia, por lo menos, en el cultivo antecesor.

Si bien el control químico es uno de los elementos principales que manejamos en este sistema, el objetivo es realizar un control integrado de malezas, que contemple otras herramientas tales como: pastoreo, desmalezadoras, alelopatía, etc.

 

                                                                            Volver...

 

 

 

 

FERTILIZACIÓN:

Se trata del punto en que año tras año se producen mayores progresos y novedades y parece ser el camino para obtener los mejores resultados.

Hoy, frente a un lote a fertilizar se debe tomar la decisión en función de los análisis del suelo, el nivel de rendimiento al que apuntamos, el antecesor, la historia del potrero, la humedad acumulada, los años de siembra directa que tiene el lote, etc.

Los fertilizantes más usados son: urea, nitrato de amonio, nitrato de calcio-magnesio y fosfato diamonico.

 

                                                                             Volver...

 

 

 

 

 

CONTROL DE PLAGAS Y ENFERMEDADES:

Son pocos los casos de problemas de plagas y enfermedades relacionados directamente con la presencia de altos volúmenes de rastrojos en superficie. Pero, se recomiendo evitar el monocultivo trigo/trigo ó trigo/soja-trigo/soja para reducir el riesgo de que se presenten enfermedades como: helminthosporiosis, pietin, septoria, etc.

                                                      

                                                                        Volver...

               

 

 

 

 

 

 

COSECHA Y MANEJO DE RASTROJOS:

Durante la operación de cosecha del cultivo anterior del trigo hay que prestar atención a:

 

                                                                    Volver...

Para volver a las páginas centrales cierre esta ventana.