En Jujuy los niños danzan junto a los nacimientos que arman en las aceras. Se ejecuta generalmente desde Navidad hasta Reyes. Para los bailarines el árbol o el palo significaba la llegada de la primavera, para vivificar los surcos, los frutales, el ganado y las mujeres; con sus retoños energía la vida renovada y los hombres querían atraer sus misteriosos beneficios. Por eso lo adornaban con cintas de colores (símbolos de frutos) y danzaban en torno.

Es imposible pensar en una forma coreográfica en común, se presta a numerosas ambiciones y no es difícil idear nuevas.

Clasificación:

Danza de trenzar, se baila desde la antigüedad. Es una ronda en torno al mástil que en él sobrevive el recuerdo del árbol benefactor, en que se trenzan las cintas. Los bailarines no pueden enlazarse debido a que las cintas ocupan sus manos. Se emparienta con el Carnavalito, es una danza colectiva (de carácter religioso).

Coreografía:

  1. Contradanza o "coco de uno": doce niños (6 con cinta negra y 6 con cinta blanca), alternados. Los niños de las cintas negras avanzan por el círculo en una dirección y los del otro grupo en dirección opuesta. Cada bailarín, al encontrarse con los que vienen en dirección contraria, les da paso, en primero por su lado derecho y al siguiente por el izquierdo. Cuando ha terminado el tejido, empiezan en sentido contrario, desarmándolo.
  2. Canasta: cada bailarín tendrá como compañero al que sigue y se colocarán frente a frente. Una pareja llevara cintas negras y la otra blanca (6 en total, 3 y 3). Los dos compañeros cambian de sitio siempre por derecha, y retornan a sus lugares. Sin interrumpir la marcha, cada bailarín hace exactamente lo mismo por la izquierda pero no con su compañero, sino con el compañero de la pareja que tiene a su espalda (uno con cinta negra, cambia con uno con cinta blanco). Vuelto a su sitio cada uno hace otra vez la vuelta del comienzo con su compañero y después con el vecino, y así hasta el fin. Después del aviso destrenzan.
  3. Remolino: se forman dos círculos uno exterior, de varones y otro interior de niñas; los varones miran en el sentido de vuelta de gato y toman la cinta con la mano izquierda, las niñas miran en el otro sentido sosteniendo la cinta con la mano derecha. Para deshacer el tejido los bailarines cambian de frente, pasan la cinta a la otra mano y giran en sentido opuesto al anterior.
  4. La cimba: los bailarines forman tres grupos de cuatro y en cada uno de ellos se disponen en cruz y dándose el frente a los del mismo sexo, toman la cinta con la mano derecha. Para deshacer el tejido desandan el camino recorrido, sin cambiar la cinta de mano, las niñas inician los pasos.
  5. "Coco de dos": los danzantes se sitúan en circulo alternando varones y niñas, dando por pares el frente el en uno y otro sentido; los grupos, 1 y 2 ; 5 y 6 ; 9 y 10 miran en el sentido de la vuelta de gato, y los otros en el opuesto. Para deshacer el tejido se colocan mirando en sentido opuesto al que llevaban, cambian la cinta de mano y desandan el camino recorrido.