Los estudios físicos y químicos

 

Los estudios físicos en la Argentina adquirieron nuevo vigor hacia 1940.

Como acontecimiento de interés científico vinculado con estos estudios, recordemos ante todo la visita que en 1925 realizó Einstein a la Argentina, invitado por la Universidad de Buenos Aires y la colectividad israelita de esta ciudad. Además de un ciclo oficial de siete conferencias que, sobre su teoría, dictó en la Facultad de ciencias exactas, habló en la Facultad de filosofía y letras, y pronunció dos conferencias en la Universidad de Córdoba.

El incremento y mayor impulso hacia los estudios de física pura, nacieron de esfuerzos privados, pues era el Instituto de física de La Plata la única institución oficial dedicada a esos estudios. En 1942, con motivo de una reunión científica celebrada al inaugurarse la Estación astrofísica de Bosque Alegre, surgió la idea entre un grupo de físicos profesionales, estudiantes de física, astrónomos, matemáticos e ingenieros, de constituir un Núcleo de Física (así se llama al principio la agrupación) con el objeto de estimular los estudios sobre la orientación moderna de la física y realizar periódicamente reuniones científicas. La idea tuvo éxito y el Núcleo de Física realizó reuniones en Córdoba (1943), en Buenos Aires (1944) y en La Plata (1944). Y en esta reunión de La Plata los asistentes resolvieron fundar la Asociación Física Argentina y adoptar como órgano de publicidad la Revista de la Unión Matemática Argentina.

En cuanto a las publicaciones dedicadas total o parcialmente a la física y, fuera de las ya mencionadas: Serie matemáticofísica de la Contribución de La Plata (hasta 1935), luego Serie física y los trabajos de la Revista de esa Facultad dedicados al Instituto de física, y la Serie A. de la Revista de Tucumán; sólo podemos mencionar las Publicaciones del Departamento de Física de la Facultad de Ingeniería de Tucumán, en las que se incluyen también textos.

Hacia la década del 40 la química dispone en la Argentina de varios centros de estudios superiores: Buenos Aires (doctorado en química, doctorado en bioquímica y farmacia); La Plata (doctorado en química y farmacia); Santa Fe (ingeniería química); Rosario (doctorado en bioquímica y farmacia); Tucumán (doctorado en farmacia y bioquímica).

En cuanto a los institutos de investigación, el más importante era el Instituto de investigaciones científicas y tecnológicas, dependiente (desde 1940) de la Facultad de química de esa ciudad. Fue creado en 1929, dependiendo sus primeros años de la misma Universidad del Litoral.

También de la Universidad del Litoral depende un Instituto de investigaciones microquímicas, que funciona en Rosario desde 1936 y dedicado exclusivamente a ese campo especializado de la química.

La investigación y estudios químicos han sido en gran medida estimulados por una institución privada: la Asociación (antes Sociedad) Química Argentina, que agrupa a los químicos en su doble aspecto científico y profesional. Nacida en 1912 bajo el calor y apoyo de la Sociedad Científica Argentina, realizó una vasta labor: en 1919 ha organizado el Primer Congreso Nacional de Química, y en 1924 el Segundo Congreso Nacional y Primero sudamericano.

Por lo demás, existen en el país numerosos y excelentes laboratorios químicos que cumplen una labor científica dentro de su finalidad específica de fiscalización, de control o de análisis; muchos de los cuales disponen de órganos de publicidad donde aparecen los resultados o estudios realizados.

Citemos, por último, un Centro Argentino de Quimurgia creado en 1945 para realizar estudios referentes al aprovechamiento industrial de productos y subproductos agrícolas.

     Los estudios            Historia      Tabla cronológica

astronómicos y afines