EL CONDUCTOR     

    Podemos definir al conductor como la persona que guía un vehículo, cualesquiera sean las características técnicas de éste.

    Legalmente, el conductor es la persona capacitada para guiar un vehículo, que ha reunido los requisitos exigidos, cumplido los exámenes teórico - prácticos de idoneidad y obtenido, en consecuencia,la licencia habilitante que otorga la autoridad competente.

    El conductor no es un peatón a cargo de un vehículo. Sus conductas y actitudes, frente a la máquina y a los demás, son diferentes. Frente a su vehículo, el hombre siente una particular sensación de poder y dominio que, si no posee control sobre sí mismo y no puede manejar otras interacciones implícitas en la vía pública y medir sus consecuencias, lo hace más desaprensivo y proclive a contravenir las normas.

    En las mayoría de los países latinoamericanos, no existe una instrucción sistemática para aprender a conducir. Por regla general, las personas aprenden por las indicaciones mínimas que otros les imparten, por intuición y observación. Se convierten en peligrosos transgresores, que atentan contra su seguridad y la de los demás, por no tener un aprendizaje previo, que les permita conocer las normas y técnicas de conducción, y comprender la compleja trama interrelacional que se produce en la vía pública. De allí la necesidad de formar al futuro conductor. La instrucción hace posible la modificación de conductas potencialmente peligrosas.

    Si comparamos nuestra realidad con otro país como Suecia, es importante valorar que allí, es requisito indispensable para obtener la licencia de conductor, concurrir a una escuela de manejo (auto - escuela), donde se enseñan las normas y técnicas de conducción, en forma sistemática y sostenida, en un proceso formativo integral.

    Estas auto - escuelas, para funcionar, deben estar registradas, autorizadas y controladas por el Estado, y están reguladas por un estricto marco legal. Una vez finalizado el proceso de aprendizaje, el nuevo conductor deberá presentar la certificación del mismo ante autoridades competentes, y rendirá un examen de aptitud, que lo habilitará para obtener su licencia de conductor.

Podemos clasificar a los conductores, según el vehículo que guían, en:

Podemos clasificar a los conductores, según su estado emocional o psicológico:

Conductores, de acuerdo con las categorías estipuladas por los entes oficiales habilitados para otorgar las licencias de conducir:

    Es imperativo que el conductor conozca las leyes y códigos de tránsito que, con el sostén de un proceso formativo integral y permanente, ayudarán a que se convierta en un "buen conductor", consciente de que el vehículo que guía puede ser, en sus manos, un arma mortal. Un vehículo no es un juguete ni un simple símbolo de status y poder, es una maquinaria poderosa, que en manos inescrupulosas e irresponsables, puede convertirse en causante de daños materiales y humanos irreparables. Pero conducido por un ciudadano responsable y solidario, respetuoso de las normas y con control sobre sus reacciones, es un elemento de confort, progreso y comodidad puesto a su servicio.


   CONDICIONES TECNICAS NECESARIAS PARA LA CONDUCCION
   CONDICIONES PSICOFISICAS DEL CONDUCTOR
   NORMAS DE TRANSITO PARA CONDUCTORES
   BIBLIOTECA VIAL